Lobo con piel de oveja

Por: Martín Omar Aguilar

Tal parece que las intenciones del presidente, Andrés Manuel López Obrador se van difumando, luego que durante mucho tiempo ha dicho que la reforma energética fue lo peor que le ha pasado e México desde su antecesor, Enrique Peña Neto lo aprobara y aunque es clave, porque representa una IED de 20,000 mil millones de pesos anuales para los próximos 8 años, lo cual compensaría a otras deficiencias que están apareciendo.

Y es que el sector industrial está bajo ataque: como la huelga del CNTE en Michoacán, donde los derechos de las empresas no importan, puesto que sigue el conflicto, huelga en Matamoros: tras una negociación de punto medio, interviene Napoleón Gómez Urrutia e hizo estallar el conflicto laboral, con sus demandas cínicas, eliminación de la compensación universal: que afecta de manera importante a la liquidez de las empresas exportadoras.

Por las razones antes citadas, es claro que las inversiones en el sector industrial exportador irán en picada, no hay certeza, se reducen las ventajas comparativas (tampoco quieren licitar el esquisto, que traería bajos precios de gas y electricidad).

Las armadoras representaban una IED de 8,000 mdd por año, por lo que la reforma energética puede compensar, si es que López no interfiere en los contratos ya firmados, junto con un presupuesto equilibrado (que así parece ser) va a resultar en una macro estable, pero el desarrollo visto en el Bajío, Coahuila, etc. quedó en el pasado.

AMLO dice que las pymes crearán crecimiento, pero no hay incentivos, y mucho menos nivel de educación (que seguirá en picada) para que eso suceda. Otro sector que va a tener una dinámica aceptable es el de consumo básico, por el asistencialismo. De lo poco rescatable, creo es el combate al huachicol, ya que va en línea con el respeto a la reforma energética, y era una vieja petición de Exxon Mobile y otras que ya operan en México despachando gasolina.

Definitivamente el único motor que nos queda es la reforma energética, si la dejan en paz tendremos estabilidad, pero de todas formas a largo plazo perderemos competitividad, y volveremos a ser más dependientes del petróleo (las regalías) y alejándonos de una sana diversificación. Que no veamos una fuerte depreciación del peso, como ya anticipaba desde antes de la elección, no quiere decir que vayamos a mejor.

¿Es un hecho que AMLO está torpedeando al sector, por qué? pues no sé, solo se me ocurre que le ayuda a Trump a que regresen las fabricas a USA, para que Trump cumpla con sus promesas de campaña, y no es descabellado, ya que también le ayuda en todo lo posible con los centroamericanos, más su incapacidad de contestar a las calumnias sobre México que Trump lanza regularmente.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow button