Todo cae por su propio peso

Por: Martín Omar Aguilar

Tal parece que el presidente Andrés Manuel López Obrador asestará un golpe en los próximos días a la mafia de las medicinas, tráfico de equipo médico y manejo ilícito de los bancos de sangre en todo el Sistema de Salud.

El objetivo: desterrar al denominado “Cártel de los Integradores” que con cinco empresas -Falcón, Centrum, Impromed, Hemoser y Dicipa- que han logrado monopolizar el 95 por ciento del presupuesto anual, calculado en 12 mil millones de pesos.

El golpe será certero y se evitará que, por la especulación de estas firmas, los hospitales carezcan de medicamentos, equipo, reactivos y, los mexicanos más pobres tengan que morir por no tener acceso a la salud.

Germán Martínez Cázares, nuevo director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), será pieza fundamental en esta cruzada para limpiar de corrupción al Sistema de Salud y, en particular al IMSS.

Por instrucción presidencial se coordinará con el doctor Jorge Alcocer, Secretario de Salud, y con el director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, Luis Antonio Ramírez y es que Martínez deberá auditar el área médica del IMSS que dirigió y corrompió, José de Jesús Arriaga, funcionario ligado a la empresa Falcón.

AMLO sabe que el 7 de marzo de 2016, el entonces director general de la empresa Selecciones Médicas, José María Gutiérrez, exhibió en YouTube https://www.youtube.com/watch?v=luwP77P-AKs a estas cinco empresas y la forma en cómo se coludieron para dejar fuera de toda la competencia a otras empresas concursantes.

Este monopolio se encargaba de cotizar con precios no convenientes o “inflados” ocasionando un daño patrimonial al gobierno de México con la complacencia de la COFECE. , por lo que las cinco empresas serán revisadas, pues pretenden seguir con la misma conducta, pese a que ninguna ha sido investigada y sancionada, después de que se hicieron públicas sus perversidades.

En 2019 los operadores de estas empresas pretenden monopolizar el presupuesto del Sector Salud, incluidos, el IMSS y el ISSSTE y José María Gutiérrez quien evidenció el mega fraude es ahora socio de la empresa Falcón. Agustín Amaya Chávez, ex titular de la Coordinación de Adquisiciones y Contratación de Servicios, fue premiado por la empresa Falcón y lo nombró director general. Mientras fue funcionario en el IMSS asignó más de nueve mil millones de pesos la empresa Falcón.

En este grupo también participó Juan Francisco Irizar, quien se ostentaba como representante de la firma Falcón y que José de Jesús Arriaga, mientras fue Director Médico lo contrató como sus Asistente y quien lo representaba en los negocios con la empresa Falcón., pero no cabe ninguna duda que es Falcón una de las empresas más beneficiada durante los gobiernos de Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón Hinojosa y Vicente Fox.

La historia negra del “Cártel de los Integradores# no paró solo en la construcción de una red para monopolizar el presupuesto gubernamental y es que la administración saliente del ISSSTE, llevó a cabo una terminación de anticipada del Contrato multianual que tenía con estas mismas empresas.

Ello, para otorgarles una asignación directa por tres años, sin haber llevado a cabo una ninguna licitación pública, omisión que debió derivar en daño patrimonial y en un gran negocio para estas empresas y para varios funcionarios públicos.

Esta situación, ya es del conocimiento tanto del actual Director Médico, Ramiro López Elizalde como del nuevo Director de Administración, Pedro Zenteno, ya que ambos, llevarán las investigaciones hasta las últimas consecuencias para sancionar a los responsables. El trabajo se apoyará en especialistas del área y quienes siempre estuvieron al margen de dichos actos de corrupción.

En las indagatorias ha sido clave el trabajo de varias organizaciones civiles anticorrupción como Transparencia Mexicana, quienes exigen se investigue a estos exfuncionarios y a sus redes todavía incrustadas en el nuevo gobierno.

El Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, será notificado de todo el entramado para que realice las investigaciones necesarias y, al tiempo de desterrar la corrupción en el Sistema de Salud, procure justicia, a efecto de que sean llevados a proceso tanto funcionarios y empresarios que han actuado como “delincuentes de cuello blanco”.

Germán Martínez y Luis Antonio Ramírez tienen una gran ventaja, no tienen compromisos con nadie y pueden atacar a los “buitres” del mercado de la salud que afectan a 74 millones de derechohabientes en México.

Con este golpe, que se sumará al de la mafia del Huachicol es casi un hecho que México dejará de estar en el lugar 138 de 180 en los índices de corrupción de la OCDE.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow button