Líderes Políticos

Por: Jesús Belmont Vázquez

Fiscal Carnal

*Gertz, Bátiz y De Gyves Zárate

*La terna que propondrá AMLO

Congreso de la Unión.- No se hagan bolas. Entre Alejandro Gertz Manero y Bernardo Bátiz Vázquez, está quien será el Fiscal General de la República.

Los dados están más cargados hacia Bernardo Bátiz, quien fungió como procurador general de Justicia del Distrito Federal durante la administración de Andrés Manuel López Obrador, aunque el actual encargado de la PGR, Gertz Manero tiene amplia experiencia, capacidad y conocimientos que garantizan que haría un magnífico papel al frente de la Fiscalía General de la República.

Sin embargo, la cercanía de Bátiz con el presidente López Obrador es tal que le funcionaría mejor al nuevo gobierno. Es el “fiscal carnal” a la medida de la cuarta transformación, al menos que a la mera hora el presidente cambie su decisión y se incline por Gertz Manero. Ya lo hizo en el caso de la Guardia Nacional al cambiar el mando militar por uno civil.

Solo para cumplir con el protocolo, o mejor dicho para aparentar que la designación de quien será el Fiscal General de la República se lleva a cabo por la vía democrática, en total apertura y con piso parejo para los aspirantes, ayer comparecieron 15 interesados al cargo y hoy lo harán los restantes 12.

Todos sabemos que finalmente –una vez que le envíen al presidente López Obrador la lista de 10 finalistas y éste regrese la terna de donde saldrá el Fiscal General de la República-, solo quedarán los

nombres de Alejandro Gertz, Bernardo Bátiz y el de Eva Verónica de Gyves Zárate, por aquello de la paridad de género.

Concluyó ayer el primer día de comparecencias de los aspirantes al cargo de Fiscal con la presentación del programa de trabajo de los primeros 15, en espera que hoy hagan los propio los 12 restantes, dado que 27 ciudadanos cumplieron con los requisitos de elegibilidad establecidos en el artículo 102 de la Constitución.

En su comparecencia, Julio Ángel Sabines Chesterking urgió a combatir la corrupción e impunidad como medidas para contar con un país más equitativo.

El aspirante a la FGR consideró que el Fiscal debe estar lejos de los vaivenes políticos, ser un servidor con plena autonomía, pero con estrecha relación de colaboración con las instituciones del Estado.

Dijo que no se debe pensar en viejas fórmulas para tener nuevos resultados.

“El país requiere un Fiscal capaz de transformar la Fiscalía y eso requiere el valor personal de hacerlo, aunque en eso le vaya la vida”, subrayó.

Es imprescindible, consideró, aumentar el número de investigadores, defender derechos humanos, la perspectiva de género, materializar el Sistema Nacional Anticorrupción, contar con un modelo de investigación científica, tecnológica y moderna que sea la columna vertebral de las investigaciones.

Otro de los aspirantes, Florencio Hernández Espinoza, planteó que se debería reformar el artículo19 constitucional, en su segundo párrafo, sobre los delitos graves para aumentar el catálogo de los que requieren prisión preventiva oficiosa. “En estos momentos es necesario”.

Asimismo, señaló que se debe capacitar a los fiscales locales. “Sí hace falta la capacitación. Por eso se caen las investigaciones ministeriales, porque en su carpeta de investigación no observan los protocolos de actuación”, explicó.

Se comprometió, en caso de ser elegido, a tener una firme convicción en sus decisiones, avalado por su experiencia de 24 años dentro del Poder Judicial.

En su oportunidad, Félix Manuel Méndez García, subrayó que uno de los asuntos de mayor importancia es recuperar la confianza de la sociedad, a través de un buen desempeño en la procuración de justicia, integración de las carpetas de investigación y respeto a los derechos humanos.

En su exposición el aspirante pidió que no haya favoritismo para ninguno de los aspirantes.

Por su parte, Mauricio Moreno Vargas consideró que el marco regulatorio para la actuación de la Fiscalía es suficiente e idóneo para su funcionamiento.

“Estimo que el universo de las normas jurídico – penales, es suficientemente amplio, y las reglas actuales del procedimiento penal son modernas, claras y puntuales”, aseveró.

El problema de la ineficiencia institucional, señaló, no es una cuestión normativa, sino operativa. La problemática estriba en la cantidad y calidad de los operadores del sistema, explicó a los senadores.

Jesus.belmontt@gmail.com

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow button