Se termina el PRD

La política es el sucio juego

de la discriminación entre amigos y enemigos.

Jacques Derrida

 

Estimados amigos lectores, gracias por su tiempo para la lectura de la presente columna publicada en tan prestigiado medio de comunicación. El Partido de la Revolución Democrática vive sus últimas horas, apostaron a ganar con Acción Nacional y su candidato Ricardo Anaya y prácticamente se quedaron sin nada, con las manos vacías, una deuda que los ahoga y el orgullo tirado en el suelo.

 

Las advertencias no fueron pocas para el PRD que no supo ser oposición en el último sexenio, perdieron el rumbo desde la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República, les doblaron las manos fácilmente en el llamado Pacto por México y su fuerza disminuyó considerablemente en todo el país.

 

No les quedó de otra para conservar los privilegios de sus cúpulas, tuvieron que ir en alianza con el PAN en las intermedias del 2015, y fue un espejismo los resultados obtenidos, pues ganaron pero siempre fueron segundos en los gobiernos bajo la sombra del PAN.

 

Andrés Manuel López Obrador en el 2012 les dio el beso de la muerte con su salida, inmediatamente después de que los “Chuchos” reconocieran el triunfo de Peña Nieto. Ante miles de simpatizantes congregados en la Plaza de la Constitución anunció que Morena comenzaría una etapa de reflexión para determinar si continuaba como asociación civil o se constituiría en partido político, la historia ya la conocemos.

 

AMLO militó nada más 23 años, fue su candidato en dos ocasiones y presidente del partido, ganó la Jefatura de Gobierno en el 2000 desde donde se catapultó a su primera candidatura presidencial. Pasaron 18 largos años para que López Obrador llegara a la Presidencia de la República, pero lo hizo sin el PRD, sin “Los Chuchos” y sin otras tribus que decidieron permanecer en el “sol azteca”, desde el 2012 eran dueños de un cadáver.

 

La otra advertencia se las dejó Cuauhtémoc Cárdenas en el año 2014, su líder moral y tres veces candidato presidencial renunció a 25 años de militancia, por “profundas diferencias” con la dirigencia que encabezaba Carlos Navarrete sobre el rumbo político de la institución. En una carta enviada al propio Navarrete, con quien había tenido un diálogo público, anunció que su renuncia “de manera irrevocable” era por la forma en la que ha sido conducido el partido en años recientes.

 

Ya en el proceso electoral del 2018, al ver que no había otra posibilidad de que AMLO perdiera la presidencia, varios de esos que juraban amor eterno al partido, salieron corriendo, con la esperanza de agarrar un hueso, como sea el PRD se quedó muerto, sin ninguna ganancia y en banca rota.

 

Aunque venga una refundación de ese partido, las cúpulas son las de siempre, el interés obtener el poder por el poder y los nombres los de siempre. No aprendieron nada 6 campañas presidenciales (incluyendo la del 1988). En cinco intentos solo han tenido dos candidatos Cárdenas y López Obrador.

 

El derecho a la muerte anticipada debe estar garantizado en la política.

 

Entre Palabras

 

Se avecina una tormenta para AMLO y su nuevo gobierno. Hay una ruptura con la CNTE y estos se lo quieren hacer sentir, ya se preparan marchas y protestas para el 1 de diciembre, el día que López Obrador toma protesta. ¿Le doblarán las manos?

 

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com sígueme en la cuenta de Twitter @arturosuarez y en Instagram @arturosuarez_

 

Muchas gracias y hasta la próxima.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow button