Líderes Políticos

thumbnail_Fernanda Robinson Armando Francesco Taboada y Graco Ramirez. Foto Twitter

Por: Jesús Belmont Vázquez

Arcas vacías

*Morelos en bancarrota

*Graco dilapidó recursos

Congreso de la Unión.- En 2012 Graco Ramírez Abreu ganó las elecciones por la gubernatura de Morelos gracias a la popularidad de Andrés Manuel López Obrador, quien en aquel tiempo pertenecía al PRD; sin embargo, al poco tiempo la ciudadanía se empezó a dar cuenta de la rapacidad del nuevo gobernador que abandonando totalmente sus promesas se dedicó a obtener su beneficio propio.

Muchos fueron los advenedizos que se le unieron durante su campaña electoral, entre ellos, Armando Francesco Taboada Tabone, el cual de manera abyecta permitió que su retrato apareciera en la propaganda de lo que demagógicamente se nombró el Gobierno de la Nueva Visión.

Taboada Tabone en años anteriores fue señalado por el fraude cometido en contra del productor y director de fotografía Manuel Peñafiel, a quien Taboada jamás le devolvió el dinero invertido en la producción de los documentales Los Últimos Zapatistas, Héroes Olvidados, y Pancho Villa, la Revolución no ha terminado, cintas que Taboada además se dedicó a vender por cuenta propia sin rendirle cuentas a su productor.

Armando Francesco Taboada obtuvo su recompensa por haber apoyado a Graco Ramírez y le dieron el cargo de director de Asuntos Indígenas ante el Gobierno del Estado; sin embargo, los representantes de la Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina, así como la Red de Grupos Indígenas de Morelos lo repudiaron públicamente.

Ante la abrumadora antipatía del pueblo hacia su persona, Taboada aceptó un insignificante empleo dentro de la nómina burocrática para mantener a su pareja brasileña Fernanda Robinson.

Cabe mencionar que en Morelos muchos políticos y burócratas como Armando Francesco Taboada Tabone siguen considerando a los indígenas sujetos en los que pueden aplicar programas asistenciales, sin considerarlos sujetos de derecho al diálogo.

Muchas fueron las personas que como Taboada Tabone vendieron su apellido y dignidad a cambio de las dádivas del gobernador, el cual amordazó monetariamente a los diputados, quienes al final del desprestigiado sexenio arrasaron con el dinero y los automóviles a su disposición, aquellos diputados en quienes la sociedad morelense había confiado huyeron sin entregar información para evitar una auditoría..

El pasado 1 de octubre concluyó la gestión de Graco Ramírez como gobernador del desfalcado Morelos, durante su sexenio se sucedieron incontables manifestaciones populares protestando por su enriquecimiento inexplicable y nulo trabajo en beneficio de la entidad, además, la gente salió a las calles indignada por la manera en que los diputados vendieron su persona en pos del dinero mal habido.

Se podría decir sin caer en exageraciones que Graco Ramírez dejó en quiebra a la tierra de Emiliano Zapata, ya que durante su sexenio creció la deuda pública en un 445 por ciento.

La enlodada gubernatura de Graco Ramírez dejó a Morelos con una deuda pública de seis mil 634 millones de pesos, tampoco hay recursos para la universidad estatal UAEM, dicha institución solo recibió mentiras del gobernador cuando le prometió sustentación financiera, los trabajadores que laboran en dicha casa de estudios se encuentran en precarias condiciones, ya que no hay dinero para cubrir sueldos y salarios, y los estudiantes corren el riesgo de perder sus periodos escolares; en Morelos también se encuentran comprometidos los pagos para maestros, médicos y proveedores.

La delincuencia aumentó durante el gobierno de Graco Ramírez, razón por la cual, en los municipios de Tlayacapan, Totolapan,

Zacualpan de Amilpas, Tlalnepantla y Yautepec la ciudadanía formó policías comunitarias o autodefensas con la finalidad de frenar las extorsiones y los secuestros.

Otra de las afrentas del gobierno del PRD en contra de la sociedad fue el atraco cometido por la ex presidenta del Congreso local, Hortencia Figueroa, quien se negó a pagar las prestaciones de los jubilados. Antes de dejar su puesto, nombró a un liquidador de un fondo multimillonario que pudo servirle como “caja chica”.

Dentro del resentimiento popular quedarán grabados los nombres de todos aquellos que durante la gestión de Graco Ramírez se beneficiaron monetariamente. La población espera que se castigue penalmente a los culpables.

Jesus.belmontt@gmail.com

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow button