Violencia, violencia y más violencia

El mexicano puede doblarse,

humillarse,”agacharse” pero no “rajarse”,

esto es, permitir que el mundo exterior

penetre en su intimidad.

Octavio Paz.

Por: Arturo Suárez Ramírez

Estimados amigos lectores, muchas gracias por su tiempo para la lectura de la presente columna publicada en tan prestigiado medio de comunicación. Uno de los tantos rubros que dejará pendiente el presidente Enrique Peña Nieto, es la seguridad. No pudo o no quiso meterle mano dura al tema. Los territorios se siguieron perdiendo, el crimen creciendo y organizándose cada vez mejor, en medio de una guerra declarada por su antecesor Felipe Calderón, el saldo miles de muertos.

Violencia, violencia y más violencia en prácticamente toda la geografía nacional, Peña Nieto está señalado por registrar a nivel nacional, 2 mil 764 homicidios dolosos al mes, es decir, un promedio de 89 homicidios al día, pero este fenómeno se acrecentó con Felipe Calderón, y los niveles se mantuvieron altos desde entonces. Pero el homicidio no es el único delito de alto impacto, hay que sumar el secuestro, la extorsión, la producción y el trasiego de drogas, el robo de combustible y una larga, muy larga lista de delitos.

El asunto no es menor, inclusive lugares como la Ciudad de México que se había mantenido como una especie de oasis en medio de la violencia nacional, ahora libra una tremenda lucha encarnizada entre varios grupos criminales quienes buscan mandar en la capital del país, el lugar donde residen los PODERES DE LA UNIÓN y al que Mancera sumió en la devastación, el miedo y la desesperación.

Esta es la herencia que está por recibir Andrés Manuel López Obrador. Un país prácticamente en ruinas en el tema seguridad, con el tejido social necrosado en muchos casos. Eso sí, AMLO llegará con una alta expectativa para que las cosas puedan cambiar, sin embrago el tabasqueño, ni su equipo han mostrado certidumbre y un plan nacional para recuperar esos territorios, para capturar a los delincuentes y restaurar la paz en la nación.

No es fácil, pero si no se actúa desde el primer minuto del 1 de diciembre, en una estrategia integral, y solo resulta algo cosmético como con Peña Nieto, entonces estaremos a merced del crimen como desde hace seis años.

Ni perdón ni olvido para quienes han lastimado, desaparecido, enviciado, asesinado, violado, mutilado, secuestrado en territorio nacional. Se debe aplicar la Ley. En ese vacío de no aplicación de la Ley, es que nos hemos sumido en esta crisis de seguridad, porque Felipe Calderón y Peña Nieto fueron incapaces de hacerla valer.

Así que en ese tema, la amnistía de AMLO y el perdón que tanto pide, no puede, ni debe ser manejado con frivolidad, porque a partir del 1 de diciembre, si la cosa no cambia, comienza el conteo de los muertos de López Obrador.

Entre Palabras

¿Pues no que muy seguro el INE y la protección de datos?

De nueva cuenta detectan la venta en internet de datos de la Lista Nominal 2015, hace unos años era muy fácil comprar el padrón en los tianguis de la CDMX.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com sígueme en la cuenta de Twitter @arturosuarez y en Instagram @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow button